Nueva roca submarina nunca antes vista sorprende a los científicos

Desde hace millones de años, la humanidad se ha encargado de develar poco a poco todos los secretos que el planeta tiene escondidos. Es un ilógico pensar que después de muchos millones de años sepamos todo acerca de nuestro planeta, esto no está más alejado a la realidad.

Ya sea descubriendo nuevas clases de animales o haciendo descubrimientos en cuevas, los científicos se dan a la tarea de develar todos esos secretos que la madre tierra nos tiene guardados.

Si bien muchas personas están al pendiente de los descubrimientos del espacio, aún nos falta conocer más acerca del planeta donde vivimos, es por eso que existen miles de investigadores que se dan a la tarea de día con día develar todos esos secretos.

Uno de los descubrimientos más actuales es un nuevo tipo de piedra descubierto hace poco, la cual puede ser encontrada en las profundidades del mar y que ha puesto a los científicos a hacerse miles de preguntas sobre ella.

Un equipo internacional de científicos perforó casi una milla en el lecho marino del Pacifico y extrajo una variedad de piedra volcánica química y mineralógicamente diferente de cualquier tipo conocido anteriormente.

LEER
IKEA lanza sensor que te dice como de limpio es el aire de tu casa

En el océano más profundo yace más evidencia sobre el pasado de nuestro planeta

El equipo examinó un afloramiento de piedra de 49 millones de años que se formó solo un par de millones de años después del Anillo de Fuego, esa famosa media luna de actividad volcánica que bordea la Cuenca del Pacifico. Durante los primeros millones de años después de su ignición, el anillo burbujeó con una intensidad sobrecalentada que, según el equipo de investigadores, formó un tipo único de piedra.

Recogieron esta evidencia de la historia de la Tierra por debajo de la superficie del océano. Su análisis de los incendios que forjaron la roca fueron más calientes y expansivos de lo que se pensaba. Sus resultados fueron publicados la última semana en Nature Communications.

“Las rocas que recuperamos son claramente diferentes a las rocas de ese tipo que ya conocemos”, dijo el coautor Ivan Savov, geoquímico y vulcanólogo de la Universidad de Leeds, en un comunicado de prensa de la universidad. “De hecho, pueden ser tan diferentes de los basaltos del suelo oceánico conocidos de la Tierra, como los basaltos de la Tierra lo son de los basaltos de la Luna”.

LEER
La Torre Eiffel, un batiburrillo de hierro con mucha historia

El basalto es un tipo muy común de roca ígnea que emerge de los flujos de lava enfriados, incluso de los volcanes actualmente activos. Pero las presiones y temperaturas de las que emergen las piedras cambian por completo sus características.

La piedra, informa el equipo, probablemente se formó hacia el final del Anillo de Fuego. Anteriormente no se había detectado debido a su ubicación extremadamente remota y difícil de acceder.

Aunque antiguo, el Anillo de Fuego es joven en términos de la historia tectónica de la Tierra. Algunas rocas volcánicas datan de miles de millones de años, mucho más antiguas que los 49 millones de años de existencia de la nueva roca.

El equipo perforó la muestra utilizando JOIDES Resolution, una plataforma de perforación capaz de extraer muestras de 6 millas debajo de la superficie. (No a una profundidad de 5 millas, el basalto recién reportado ni siquiera estaba superando los límites de la plataforma).

Bajo un microscopio, una sección transversal de la piedra parece un fotograma congelado de un caleidoscopio, un conglomerado de grises pizarra y verduras de mar.

Proviene de la cuenca de Amami Sankaku, a unas 600 millas de la costa de Japón. Savov dijo que conocer las condiciones que formaron este basalto ayudara a los científicos de la tierra a comprender mejor el desarrollo de la formación más grande de la que se extrajo.

LEER
¿Es cierto que las serpientes pueden tragar cosas más grandes que su cabeza?

“En una era en la que admiramos con razón los descubrimientos hechos a través de la exploración espacial, nuestros hallazgos muestran que todavía hay muchos descubrimientos por hacer en nuestro propio planeta”, dijo Savov en el comunicado de la Universidad.

Apenas ha habido rocas de este tipo que se hayan descubierto en millones de años y este basalto también está enterrado profundamente bajo un sedimento de kilómetros de espesor en el fondo del océano.

Se cree que las erupciones que crearon el basalto recién descubierto ocurrieron muy rápidamente, en tan solo 1 o 2 millones de años, y abarcaron un área tan amplia como Europa Occidental.

Resuelve problemas matemáticos automáticamente con Google

China vence a Tesla con esta micro furgoneta eléctrica