Los básicos que no te pueden faltar a la hora de grabar una entrevista (II)

Terminamos nuestra serie de consejos sobre lo que no te puede faltar a la hora de grabar una entrevista o videoblog con la parte a nuestro entender, más importante:

Saber reflectar adecuadamente la luz proporciona buenas sombras

Los reflectores se convierten en una ayuda esencial a la hora de la realización de cualquier vídeo. En el caso concreto de las entrevistas, una superficie totalmente blanca puede beneficiar en la creación de sombras proyectadas gracias a la luz key. Además, este tipo de sombra no posee una dureza extrema, por lo que se caracteriza por su suavidad y sutileza. Normalmente, se emplea reflectores profesionales, pero también se pueden hacer manualidades con tableros blancos neutros de algún tipo.

El uso y empleo de reflectores puede aportar un acabado muy profesional a cualquier tipo de vídeo.

Por una parte, estos artefactos caseros son muy sencillos de fabricar en casa mediante una trozo de seda blanco. Cabe remarcar, que da igual cómo y de qué forma sea, pero tener un reflector entre tu material de grabación puede salvarte la vida. Por otro lado, en lo que respecta a reflectar sonido, sería tan sencillo como emplear placas de gomaespuma. Concretamente si no detectas de dónde puede venir la fuente de rebote acústico, fíjate en estas placas porque pueden ser las causantes.

LEER
En la luna sí, pero protegidos contra radiación

Un buen soporte para el micrófono puede mejorar mucho la calidad de sonido

Primeramente el uso de micrófono durante la grabación de una entrevista es algo crucial para la obtención de un buen sonido. Cabe destacar, que existen una gran multitud y variedad de tipos de micrófonos dependiendo las necesidades, pero lo normal es usar una pértiga con este incorporado. Concretamente, este tipo de soportes son fácilmente manejables por los operadores de sonido, pero la técnica es lo realmente complicado.

Los operadores de sonido suelen acusar un cansancio por optar por coger la caña de sonido con una mala técnica.

Por una parte, como primer paso deberemos de extender la caña a la distancia deseada, tras esto incorporaremos el micrófono. Como segundo paso, tocará ajustar el ángulo de este soporte, a la vez que comenzaremos a levantar la caña para ver realmente su disposición ante el entrevistado. Además, el uso de este tipo de materiales marca la gran diferencia entre un sonido mediocre y un buen sonido. En definitiva, la técnica para su utilización será lo más complicado, pero como consejo, mejor será dejar movimiento a los demás operadores y para ello este soporte debe de estar colocado lo más alto posible.

Los básicos que no te pueden faltar a la hora de grabar una entrevista (I)

Se supera el record de velocidad de Internet