La chimenea más grande del mundo tiene origen soviético y aún echa humo

Por allá en 1971, Canadá se enorgullecía por tener la estructura más grande e imponente del mundo en Sudbury, Ontario. Bien conocida como el Inco Superstack con una altura de 381 metros, esta chimenea pronto se vería superada por otra chimenea más alta, y por mucho.

Fue en 1987 cuando otra gran chimenea ubicada en Ekibastuz, en el país de Kazajstán, empezó a exhalar sus primera fumarola a 419.7 metros de altura como resultado de la quema de carbón en una planta de energía eléctrica.

Esta increíble estructura, que si se tratara de mirar la punta desde su falda prácticamente cualquiera se iría de espaldas, no está en un lugar accesible para los turistas como era el caso de la chimenea canadiense que fue recordado como parte importante de la historia local hasta que fue demolida.

El Ekibastuz GRES-2, se encuentra ubicada en medio de la nada, junto a un enorme lago llamado Tuzdysor,  a cientos de kilómetros de cualquier pueblo cercano. Siendo una de las curiosidades del mundo menos accesibles para ser del conocimiento común.

Sin embargo, está a perfecta vista de Google Maps, pues si buscamos la planta eléctrica Ekibastuz GRES-2, es una estructura bastante grande como para verse inmediatamente en el territorio, incluso hay que hacer más zoom para ver los pueblos aledaños, pero la chimenea se ve a simple vista.

LEER
El mundo tiende a desertizarse de esta manera

¿Con qué estructuras podríamos comparar la altura del GRES-2? Ciertamente hasta la Torre Eiffel se queda corta al igual que el rascacielos del Empire State o Chrysler.  Incluso el famoso hotel de lujo de Dubai, Burj Al Arab también se encuentra casi cien metros por debajo de esta gran fumarola.

Desde luego, no pasó mucho tiempo para que el GRES-2 se colara en el libro de los Guiness World Records, donde no solo destaca su altura, también sus 44 metros de diámetro , casi el ancho de dos albercas olímpicas, que debido a su forma cónica, este diámetro se reduce a 14.2 metros en la punta.

Con más de 35 años de antigüedad, este vestigio es una de las estructuras que narra la grandeza económica de la Unión Soviética

Cada quien tiene su propia idea o impresión de la Unión Soviética, y todo depende del  ángulo con el que se le mire, y muchos simpatizantes aún viven en el lugar donde alguna vez fue su territorio y vivieron la “grandeza” de esa nación antes de disolverse.

Al gobierno soviético se le adjudican logros que luego fueron adoptados por otros países como la creación de guarderías infantiles para madres trabajadoras, dio visibilidad a las personas homosexuales despenalizando sus derechos, dio la bienvenida a la equidad salarial entre hombres y mujeres, así como iniciar un gran movimiento anti analfabetista.

LEER
Cápsulas de insulina para la diabetes

Universidades fueron creadas a gran escala incluso en zonas olvidadas y lejanas como Siberia, llegó la tecnología al sector agropecuario, revolucionó rápidamente la ciencia y no olvidemos que fueron los primeros en colocar un hombre en la órbita terrestre.

Aunque gran parte de la riqueza soviética estuvo destinado a fortalecer el sector militar, también fueron bastante competitivos en muchos otros aspectos científicos y tecnológicos, y la chimenea GRES-2 es una prueba viviente de ello.

Pese a su antigüedad, la estructura sigue fuerte, de pie y funcionando como un reloj bien aceitado, eso sí, se está quedando atrás con las nuevas demandas globales para tratar de erradicar el uso del carbón y otras actividades que generen emisiones a la atmósfera.

Mientras tanto, aún sigue generando 4.000 MWe como fue planeado en 1979 cuando iniciaron las obras de construcción, y vio la luz cerca de una década después, iniciando sus actividades en forma hasta 1990, justo para luego unírsele la Samruk Energy que complementaría los procesos en 1993.

Recientemente, luego de que demolieran al  Inco Superstack canadiense, El GRES-2 ya no tiene rival que le pise los talones en altura. Sin embargo, eso no significa que no haya otras chimeneas en funcionamiento que también causa una gran impresión cuando se la ve.

LEER
IKEA lanza sensor que te dice como de limpio es el aire de tu casa

Europa también tiene mucho que presumir con su torre Trboblje de su central eléctrica, ubicada en Eslovenia y que ha atraído más atención que el GRES-2, a tal punto que incluso escaladores se propusieron subirla y conquistar su cima, sin duda, es difícil imaginar cómo ser vería el mundo desde la cima de esas titánicas chimeneas.

¡Aléjate! Si le gusta trolearte en internet, lo más probable es que lo haga también en persona

Sigmafocus: la parrilla de pared ultraslim