Internet para principiantes: DNS yDDNS

Una DNS o DDNS es una forma perfecta de poder encontrarnos en internet, de una forma rápida y fácil. Por lo que, la utilización de una DNS mejora y facilita la identificación en el gran universo de internet.   

Gracias a la utilización de una DNS podemos mantenernos interconectados en internet de una forma mucho más sencilla, facilitando (entre otras múltiples funcionalidades) conexiones en remoto con otro ordenador. Pero en definitiva, una DNS o DDNS nos facilita la búsqueda de una dirección IP a través de un nombre.

Pero, en alguna ocasión te has preguntado, ¿Qué son exactamente las DNS y que función realizan?

Para comprender como funciona este procedimiento, antes vamos a lo esencial. La dirección IP

Antes de explicar en qué consiste una DNS, debemos comprender la forma que existe en internet de reconocer nuestra conexión. Estas son las denominadas direcciones IP, un término que nos es mucho más familiar. Una dirección IP es un grupo de números que identifica cual es la conexión. Esta dirección IP, es única y nos la proporciona nuestro proveedor de internet, a través de nuestro router. Pero, en la inmensa mayoría de los casos, estas direcciones IP son difíciles de memorizar y suelen modificarse cada cierto tiempo, ya sea porque apagamos el router, nuestra conexión a internet caiga o como medida de seguridad para evitar ser vulnerables a intrusiones malintencionada.

LEER
Cómo descargar las canciones de Spotify para escucharlas sin conexión

Por lo tanto, lo habitual es que nuestra dirección IP cambie cada poco tiempo, a esto se le denomina IP dinámicas. !Ahí tenemos otra clave! Esto significa que cada cierto tiempo nuestra IP se modifica y, aunque consigamos memorizarla, no serviría de nada conocerla. 

¿En qué consiste una DNS?

La abreviatura DNS básicamente significa, sistema de bases de dominio, lo que es lo mismo, y a groso modo, una DNS le otorga un nombre a una dirección IP, podríamos decir. Es más sencillo poder memorizar un nombre que una combinación de números. Las DNS nos sirven para registrar una dirección IP con un nombre específico, de esta forma nos permite comunicarnos con él y poder encontrarlo en el infinito universo de Internet, todo de una forma rápida y segura.

Ahora ¡surge un problema!

Si recordáis lo que hemos comentado al comienzo del artículo, las direcciones IP suelen ser dinámicas, lo que significa que van cambiando de forma constante, cada cierto tiempo. Si nosotros le asignamos una DNS a una dirección IP dinámica, cuando esta cambie no podremos encontrarla. En definitiva, DNS es como una gran base de datos que relaciona nombre con direcciones IP. 

LEER
Adiós al todo gratis: Internet empieza a cobrar por todo gradualmente


¡No hay problema!, para eso están las DDNS o DNS dinámicas

Ahora vamos comprendiendo un poco en que consiste la asignación de un nombre a una IP y como esta función puede ayudarnos a la hora de conectarnos entre sí. Pues las DDNS son un apoyo a las DNS. Si tenemos contratado una DDNS, esta reconocerá cuando nuestra IP haya cambiado y se lo comunicará a nuestra DNS, de esta forma, el nombre que hemos otorgado en nuestra DNS siempre será reconocido a la nueva IP. 


¿Cómo podemos crear una DNS y una DNS dinámica?

Aunque parezca algo complicado crear una DNS o DNS dinámica, en internet existen proveedores que pueden ayudarnos a la hora de crear, registrar o utilizar una DDNS. Muchos de ellos nos ofrecen la oportunidad de crear DNS gratuitas y otros de pago. Algunos de los más conocidos son: noip, duckdns u open DNS, entre otros muchos.

En definitiva, la asignación de nombres a una dirección IP puede ayudarnos a la hora de querer acceder a una determinada dirección de una forma más rápida, evitando tener que memorizar números, los cuales, suelen modificarse cada cierto tiempo. Por lo tanto, incorporar una DNS, acompañada de una DDNS, puede ser una alternativa que nos facilite la utilización y la maximización del aprovechamiento que nos ofrece Internet. Eso sí, debemos mantener la precaución y seguridad, siempre referirnos a proveedores de confianza.

El Internet de las Cosas que ha dejado un montón de chatarra inservible a su paso

Cómo el cambio climático está cambiando los hábitos migratorios de las aves