Fotografía lejana. El arte de tomar las fotos más distantes posibles por las lentes y la tecnología actual

Tomar fotografías es el pasatiempo de muchos y la profesión de otros que se ha hecho potencialmente popular gracias a las redes sociales que nos permiten compartir fácilmente todos esos momentos que captamos.

Es aquí donde vimos nacer toda clase de tendencias como la fotografía cotidiana donde muestran conjugaciones armoniosas de objetos tan rutinarios como una tasa de café y un libro, también la fotografía animal a escala macro se volvió muy populares al dejarnos ver detalles minúsculos que el ojo humano difícilmente podría percibir a simple vista.

Y así podríamos hablar de otros tipos de sectores como el de la fotografía de bodas que tomó gran fuerza en los últimos años, así como las fotografías en entornos profesionales para que las empresas conecten con su público en redes sociales mostrándoles toda clase de contenido que genere confianza y autoridad como marca.

Pero hay otro tipo de fotografía del que pocos hablan pero que muchos disfrutan, y se trata de la fotografía a distancia que va más allá de tomar paisajes increíbles de montañas y otros escenarios naturales en su mayoría.

La complejidad detrás de la fotografía lejana que pocos pueden perseguir dominarla

Una increíble fotografía del sol poniéndose en el firmamento hace que sobresalga las siluetas alpinas que pueden apreciarse desde el Pirineo, haciendo ver al sol como un inmenso titánico que se está devorando a los gigantes de roca

LEER
Comprueba si tus arterias están sanas como una lechuga

Esta fotografía capturada por el equipo compuesto por los españoles Mark, Juanjo, Marcos y Jordi, de hecho batió el record de distancia de una fotografía logrando abarcar en su captura 381 kilómetros de distancia, algo para nada fácil y que se necesita de mucho conocimiento, técnica y planificación.

A este equipo de fotógrafos de distancia les tomó semanas planificar cómo conseguir las mejores herramientas, técnicas y condiciones necesarias para tomar esa fotografía que parece ser sacada de una película de ciencia ficción.

Para ello, tuvieron que subir hasta la cima del Pic du Canigou en el Pirineo, un sendero de forma circular de 8.2 kilómetros y con una altura de 2.784 metros de altitud, una de las más altas de la zona perfecta para poder abarcar con su lente toda esa extensión de más de 380 kilómetros entre su ubicación y las siluetas alpinas.

Tuvo que haber el clima ideal y tener lo mejor de su equipamiento para poder captar el inmenso disco solar que solo iba a estar ahí un par de minutos antes de desaparecer rápidamente en el firmamento. Pero eso no es todo, necesitaron tener conocimientos de otros aspectos físicos y climáticos para hacer que el viaje no haya sido en vano, por ejemplo, conocer cómo funciona la refracción atmosférica.

LEER
En la luna sí, pero protegidos contra radiación

Y es que no hay manera de que el sol sea tan inmenso, pero se puede jugar con los diversos efectos que la luz solar proyecta dependiendo de las condiciones atmosféricas donde se pueden crear incluso espejismos impresionantes que pocas personas en el mundo pueden explicar.

Novedosos sensores de cámaras modernas también han hecho posibles este tipo de fotografías

Desde luego, no solo basta tener una cámara carísima, con sensores, lentes y software de primera, hace falta conocimiento, perseverancia, un plan maestro e incluso saber de meteorología para capturar ese momento único e irrepetible, muchas veces improvisando como este equipo que se hicieron de una base de piedras apiladas a falta de un trípode.

Pero también la capacidad de la cámara juega un papel igual de importante, según menciona el equipo, hizo falta una configuración bastante específica que incluye el ISO 100, y una velocidad de obturación de 1/250, con un focal variable para un objetivo integrado.

La apertura estaba configurada a f/2.8 y un ajuste de 1.200 mm, una configuración muy parecida a las que utilizan los fotógrafos de estrellas, pero con variaciones que permitieran captar este momento en la Tierra.

LEER
Los 50 videojuegos más difíciles de la historia (I)

Y si no estás familiarizado con todos estos números de configuración manual de cámaras fotográficas y quieres tomar fotos increíbles incluso con tu móvil, la buena noticia es que ahora hay tutoriales bastante claros sobre qué significan todos estos valores y sobre cómo utilizarlos.

Además, para los amantes de Instagram que tomas fotos con el móvil, afortunadamente las últimas generaciones de Android ya cuentan con configuración manual donde podrás jugar con todos estos valores de velocidad de obturación, exposición y más, además de poder adquirir diferentes lentes adaptables a móviles.

Así que nunca se necesita de aparatos tan extravagantes para poder empezar a adentrarse al maravilloso mundo de la fotografía, y quien sabe, tal vez seas la próxima persona que logre batir el nuevo record de distancia.

Cancún: De un terreno árido a un paraíso turístico gracias a un algoritmo

Desconocemos el potencial de algunas flores porque siempre preferían estudiar las más bonitas