¿Es cierto que las serpientes pueden tragar cosas más grandes que su cabeza?

Posiblemente hayas visto en algún documental sobre vida salvaje como algunas serpientes son capaces de devorar animales que son mucho más voluminosos que su propia boca.

Es especialmente impactante ver esto pues la cabeza de muchas de estas especies es incluso mucho más pequeña que el grosor de su cuerpo, sin embargo; su capacidad de expandir su boca y regresarlo a su forma original nos deja muchas dudas.

Los científicos nos explican que ésta curiosidad en realidad tiene una explicación bastante sencilla pero desconocida para nosotros ya que muchas de las criaturas que nos rodean no tienen esta habilidad.

Rumores y verdades de la anatomía del comer de las serpientes 

Muchas personas piensan que las serpientes son capaces de dislocar su mandíbula, es decir, pueden separar sus huesos a voluntad y volverlos a poner en su lugar. Este es un claro ejemplo de cómo las personas han querido encajar la naturaleza de otras criaturas con la de la serpiente.

Sin embargo, si se tratara de cualquier otro animal como el ser humano, seguramente le pasaría lo mismo cuando nos dislocamos alguna parte de nuestro cuerpo: el dolor es insoportable y necesitamos de asistencia médica para poder hacer que el hueso se ensamble de nuevo, lo cual no es fácil y debe de ser preciso.

LEER
Mi gato no para de comer... ¿cuánto es lo recomendado?

Lo que los expertos nos han revelado es que en realidad, su mandíbula está sujeta a su cráneo con un ligamento muchísimo más flexible que el de otras criaturas, lo que le permite, a su vez, lograr que su mandíbula regrese a su lugar.

Además, posee un hueso extra llamado “cuadrado” que une a la mandíbula con el cráneo en un efecto de bisagra.

Una curiosidad es que los seres humanos también tenemos un “hueso cuadrado”, que de acuerdo con los científicos, este se ha desplazado y encogido con el paso de la evolución ubicándose entre los huesos más pequeños que conforman nuestro sistema auditivo, el cual nos ha otorgado una capacidad auditiva superior al de las serpientes.

El respeto por la vida silvestre y sus peligros

A pesar de que la anatomía de las serpientes ha evolucionado de una manera extraordinaria para poder comer presas demasiado enormes, esto incluso puede poner en riesgo a las mismas serpientes.

Un caso muy desconcertante ocurrió en el 2005 en el Parque Nacional de los Everglades, ubicado en Florida en los Estados Unidos, cuando encontraron restos de una pitón birmana adulta de 4 metros de longitud con otros restos de un caimán en su estómago.

LEER
El ranking de las ciudades con mayor número de árboles

Aparentemente, la pitón se lo había tragado y el caimán perforó el estómago desde adentro provocando su ruptura, sin duda un caso bastante terrorífico. Esto nos hace recordar que en la vida salvaje, tanto los depredadores como las presas pueden ser muy peligrosos.

Sin duda, serpientes como la pitón birmana que pueden llegar a medir hasta 6 metros de longitud, son criaturas que debemos de respetar y mantener en su hábitat.

Gran parte de las pitones que se pueden ver en el Parque Nacional de los Everglades en Estados Unidos, de hecho son originarias de Asia y han proliferado en este país debido al tráfico de animales para su domesticación. Los dueños, al darse cuenta que tan enormes serpientes no caben en la pecera de su habitación, terminan por abandonarlos a su suerte en un hábitat desconocido.

Esto no es solamente cruel para las pitones, sino que también generan un desequilibrio en la flora y fauna de los lugares en donde son abandonados e incluso en territorio humano.

La Universidad de Cornell hizo cálculos en 1999 sobre control de las especies invasoras en los Estados Unidos, es decir, aquellas criaturas que no pertenecen originalmente al país y han llegado ahí mayormente por influencia humana.

LEER
10 cosas que no sabías de la naturaleza

Se estima que cerca de 137 mil millones de dólares son destinados al control de estas especies invasoras para poder detener el impresionante tráfico de animales que existe, entre estos números se encuentran los 144 mil pitones birmanas que anualmente llegan a Estados Unidos.

Es por eso que las personas deben de tomar conciencia sobre lo increíbles que son algunas criaturas como las serpientes y su increíble capacidad de comer presas más grandes que su cabeza y dejarlos en su hábitat natural donde pertenecen.

Comprueba que tu web es 100% funcional con estas herramientas

En la búsqueda del atleta perfecto