El teletrabajo como herramienta de repoblación

El teletrabajo no había sido considero realmente como algo sostenible hasta que llegó la pandemia que obligó a trabajar a millones desde sus casas al rededor del mundo.

Si bien no se le compara con el rendimiento que se obtiene al estar en un sitio acondicionado para trabajar con cero distracciones a comparación del hogar, da mucho más libertad de organizar actividades y tiempo.

Esto es algo que algunos ya conocían, pues han estado viviendo del teletrabajo, o en términos más modernos y de tendencia, como nómadas digitales, beneficiándose de vivir libremente.

Los nómadas digitales se caracterizan por tener la disponibilidad de viajar por el mundo mientras trabajan, que no debe confundirse en absoluto con viajes de trabajo.

Se trata más bien de trabajadores digitales que no necesitan ir a una oficina o lugar en particular, lo que les da la facilidad de realizar viajes por placer, deteniéndose solo para conectarse a internet y trabajar por unas horas.

Pero no se trata únicamente de un beneficio individual, pues algunos gobiernos han visto todo un negocio en esta forma de trabajar que les podría ayudar a levantar la economía de sus localidades.

Viajar a las grandes urbes por una vida de ensueño es cosa del pasado, lo de ahora es viajar a las ciudades más pequeñas

Es prácticamente un hecho si le preguntaras a cualquier persona que vive en una ciudad mediana o pequeña sobre dónde ir si se quiere una vida estable y fructífera: viajar a las grandes urbes, a las capitales es el sueño de todos.

LEER
Los consejos para escoger la batería externa adecuada

Esta había sido la realidad durante prácticamente todo el siglo XX, que vio nacer grandes metrópolis donde el dinero  y las oportunidades fluyen, logrando congregar personas de todas partes del país o incluso internacionales.

El equivalente en España vendría siendo Madrid, que creció tanto gracias a que se alimentó de sus provincias, atrayendo gente entusiasta y talentosa, llegando a avanzar rápidamente en economía, arquitectura, tecnología, industria y muchos otros aspectos más.

Pero un fenómeno bastante reciente ha revertido esta tendencia intentando librarse de personas, que le daría un respiro a las grandes urbes sobrepobladas, altamente contaminadas y con mucho menos espacio para seguir avanzando.

Algo que antes no hubiese sido posible sin la tecnología que ahora poseemos, y aún más con cada vez más personas  familiarizadas con el trabajo remoto o home office.

En esto consiste mudarse a las ciudades medianas para prosperar más

Ya no es necesario que las personas se congreguen en las ciudades grandes donde se encuentra la industria y las oportunidades, ahora que se puede trabajar remotamente, ¿por qué no hacerlo en un lugar más tranquilo?

Esta es la idea que algunas ciudades medianas venden a aquellas personas interesadas en establecerse donde haya un trabajo bien remunerado, y que mejor si es en la red.

LEER
Se supera el record de velocidad de Internet

Ciudades medianas ya han comenzado a ofrecer lindos destinos donde mudarse mientras ganan dinero como si estuvieran en la gran metrópolis.

Y si la idea no gusta desde una primera instancia, los gobiernos de estos lugares han incluso ofrecido recompensas a todas esas personas que se animen a dar un giro a su vida.

La región noroeste de Arkansas perteneciente al área metropolitana y justo a un lado de las montañas, han sido los primeros en ofrecer recompensas.

Luego les siguieron otras localidades como la tranquila ciudad de Topeka en Kansas, Tulsa en Oklahoma,  Platte del Norte en Nebraska, Hamilton en Ohio y Newton en Iowa.

Todo como parte de un programa de descentralización laboral que permite a los inscritos gozar de un apoyo de 10.000 dólares a cambio de mudarse a sus ciudades.

Además, lugares como los antes mencionados muestran un coste de vida más barato que las grandes urbes donde es común encontrar pequeños departamentos a 300 mil dólares la mensualidad, mientras que en las ciudades circundantes ni siquiera llegan a los 125 mil dólares

Y las cosas se facilitan aún más con esos 10 mil o 15 mil dólares que pueden otorgar el programa, lo suficiente para poder pagar la mudanza, pagar un buen servicio de internet, amueblar el lugar e incluso dar lindos paseos.

LEER
Alemania, potencial país para ser el fabricante de chips más grande del mundo

Los requisitos que deben cumplir los postulantes al programa

Por cada trabajador que se mude a estas ciudades medianas puedes obtener un apoyo de 10 mil dólares como mencionamos en el caso de Tulsa, fuera de esto los requisitos no son demasiado estrictos.

Una de las condiciones es comprobar haber laborado por al menos dos años, ya que se requiere trabajadores comprometidos capaces de adaptarse fácilmente a una de las tantas empresas disponibles y no uno de los típicos freelancers que se lanzan al ruedo sin saber lo que hay por  delante.

Y es que se requiere de alguien que cuente con un trabajo de tiempo completo, pero no significa que los jóvenes no puedan aplicar, pues se pueden registrar con apenas 24 años cumplidos, es decir, apenas terminen la universidad.

Desde luego, este apoyo solo está disponible para ciudadanos estadounidenses que vivan fuera del lugar en cuestión.

Esto es como un sueño hecho realidad para personas que vengan de ciudades tan grandes y salvajes como Nueva York y Los Ángeles, donde solo los mejor pagados pueden tener un estilo de vida decente.

Pues la clase media en urbes como estos terminan siendo de clase baja por los altos costes que se requiere para vivir con apenas lo básico, obligando a muchos trabajar para prácticamente pagar la renta y comer, viviendo rodeados de oportunidades pero también contaminación, delincuencia, ruido y gente malhumorada.

LEER
Internet para principiantes: DNS yDDNS

Pero quienes apliquen al programa podrán salir de esos sitios plagados para irse a vivir a la cómoda y silenciosa Tulsa, Oklahoma, donde la ciudad es grande pero pacífica, verde y dinámica.

Una favorecida por el programa de movilidad habla sobre su propia experiencia

Tal fue el caso de Jaleesa Garland, que fue aceptada en el programa Tulsa Remote a finales de 2020, donde viajó de su natal Berkeley, California a Tulsa.

Antes ella vivía en un sitio bastante costoso donde pagaba 1.150 dólares mensuales por una pequeña habitación en una pensión donde compartía la casa con otras 6 personas.

En un reportaje para npr.org menciona que incluso tuvo que compartir el baño con otras tres personas extrañas, entre otras situaciones que fueron duros para ella.

Además, la llegada de la pandemia lo empeoró todo al tener que encerrarse con sus seis compañeros de casa y tratar de trabajar a distancia con todo el tumulto.

Fue en ese momento cuando se dio cuenta que la soñada vida en una gran ciudad no era tan genial como se pinta, pues la vida en Berkeley también era muy rápida y estresante.

Fue entonces cuando Jaleesa contempló cambiar de ciudad a una más barata y que le permitiera vivir con estabilidad y seguridad, fue así como entró al programa Tulsa Remote en octubre.

LEER
Como leer los mensajes de WhatsApp de tus contactos sin que se enteren

Menciona en la entrevista que cuando probó la calidad de vida en Tulsa, fue algo que la impresionó, pues podía conseguir mucho más con tan poco dinero.

Rápidamente consiguió un apartamento para ella sola con chimenea y patio, donde ahora vive pacíficamente con dos perros que rescató.

Ahora solo paga 940 dólares al mes y tiene toda la privacidad y comodidad que jamás se hubiese podido permitir en aquella ciudad grande.

Pero no solo fue algo que alivió su bolsillo, pues también logró un mejor estilo de vida en un ecosistema social completamente diferente, donde las políticas son más progresivas.

La felicidad de la vida campestre

También creció como miembro de su sociedad al poder ver un panorama amplio sobre cómo actúan ambos partidos, el conservador y el demócrata, donde puede ver los puntos de vista de cada quien y la forma de vida que ofrecen a los ciudadanos.

Difícilmente en una gran ciudad donde la gente está metida en sus propios problemas se puede tener la suficiente tranquilidad y claridad para poder ver esto desde una perspectiva muy amplia, pues normalmente estas grandes ciudades tienen su propio ritmo y reglas que parecen obedecer a la ley de la selva.

LEER
Qué debes conocer al elegir un antivirus en tu móvil

Ella menciona que poder vivir en esa tranquila ciudad le dio la oportunidad de tener un mejor entendimiento de ambas partes, y además lo ha convertido en toda una aventura.

Si bien estos programas pueden ser costosos para las ciudades que las ofrecen, a mediano o largo plazo se ven beneficiadas, porque se trata de nuevos ciudadanos que pagan por impuestos y servicios, incentivando la economía local.

Actualmente se estima que 23 millones de estadounidenses contemplan mudarse gracias a la flexibilidad que ofrece el trabajo remoto, según refleja una encuesta de Upwork.

Posiblemente en los próximos años seamos testigos de movimientos en masas en el país norteamericano, donde ahora las personas busquen una mejor calidad de vida que puedan costear sin sacrificar el factor trabajo bien remunerado, situación que de cumplirse, posiblemente otros países lo imiten.

Protege un disco duro o USB con contraseña

¿De dónde proceden los chats de internet?