El agua es mucho más segura en el tercer mundo gracias a esta pajita

En el mundo, no todas las personas pueden acceder al agua como tú lo haces en casa. Es fácil ir al lavaplatos para observar cómo el grifo libera agua a cantidades. Lo mismo ocurre con el agua de la ducha o la que utilizas a través de una manguera para regar el jardín. Nos parece normal acceder al agua de esta manera.

Pero en otros países, el acceso al agua representa todo un reto. De acuerdo a la misma Organización Mundial de la Salud, de la mano a Unicef, se estima que 1 de cada 3 personas no cuenta con acceso de agua potable. Para ajustar, el estudio revela que la mitad del planeta no posee infraestructura de saneamiento seguro. 

Probablemente estés pensando en este momento, en el clásico panorama que viven poblaciones africanas, donde el agua es un bien ubicado en lugares remotos. Sí, son muchas las personas que viajan a diario para ir en busca de agua y retornar a su aldea para ofrecerla a sus familiares y amigos. Viajes que generalmente suelen ser de un mínimo de una hora. 

Una invención cuya edad data del año 2005

El asunto es que en muchas ocasiones, este tipo de poblaciones sí se encuentran en zonas cercanas a lagos y ríos, pero no pueden hacer uso de dicha agua por cuestiones de higiene y salud. Pues bien, un nuevo invento podría dar fin a este problema. 

LEER
A la conquista del ártico con este rompehielos nuclear ruso

Se trata de una pajita denominada como LifeStraw, un auténtico dispositivo que es capaz de filtrar el agua no potable para transformarla en potable en cuestión de segundos. Este invento fue desarrollado por Vestergaard Frandsen en el año 2005. Gracias a esta invención, es posible eliminar las bacterias y protozoos presentes en el agua. 

Esto se logra, gracias a que la pajita cuenta con un filtro de fibra hueca cuya misión es filtrar las partículas presentes en el agua. Todas aquellas partículas cuyo diámetro sea inferior a 0.02 micras podrán ser retenidas por esta pajita. Bueno, aunque a la hora de hablar de pajita, este dispositivo dista mucho de tener unas dimensiones similares a la pajita con la que consumes un refresco en McDonalds.

Más que una pajita es un tubo con un grosor de 2.54 centímetros 

La pajita en cuestión representa un grosor de unos 2,54 centímetros y un alto de 23 centímetros. Se trata entonces de un tubo pequeño. En el momento dicho tubo suele ser comercializado en el mercado por un costo de unos 30€ euros. Aunque claro, si lo compras por Internet, el precio dependerá de la distancia a recorrer por el sistema de envío. 

LEER
Red de mentiras y trabas: La exportación de plásticos europeos para su reciclado

Se estima que gracias a este tubo, se puede eliminar hasta el 99,9999% de las bacterias, como también el 99,9% de los parásitos. Precisamente, los denominados parásitos como Giarda y Cryptosporidium son algunos de los que pueden ser erradicados con este sistema. 

La razón por la que este producto logra cumplir con su tarea, es porque cuenta con cápsulas de carbono que durante el periodo de filtración van potabilizando el agua. El agua debe filtrarse en dos etapas a través de dichas capsulas, lo que permite que los compuestos químicos, como también los metales que se encuentran en el agua sean descartados. 

Agentes tóxicos y metales pesados serían filtrados por el dispositivo LifeStraw

Agentes tóxicos como el plomo, el cloro y otros productos pesticidas quedarían retenidos al interior de este tubo. El otro dato interesante sobre este producto LifeStraw es que su utilidad permitiría ser útil para filtrar alrededor de unos 18.000 litros de agua. De esa manera se podría brindar agua potable para una familia compuesta por 5 personas durante un periodo de tres años.

Claramente estamos frente a una invención que tiene un gran impacto en esas poblaciones del mundo donde el acceso al agua potable es tan limitado. Y no hablamos propiamente de África, porque también en regiones como Asia y Latinoamérica, existen poblaciones con esta limitación.

LEER
Cómo la tecnología podría salvar especies

En el momento, este producto está siendo promovido por el programa Give Back, que tiene el compromiso de brindar agua potable a más de 1.000.000 de instituciones escolares en el mundo. Además, tiene la meta de otorgar cursos escolares por niño por cada unidad comercializada. 

Un producto que podría cambiar el mundo 

Es evidente entonces que la línea de productos desarrollada por LifeStraw tiene una meta clara a favor de las personas que carecen de acceso al agua. Se trata de un producto que podría cambiar por completo al mundo si se le otorga la utilidad que merece. 

Entre mayor sea la difusión que se le haga a este dispositivo y entre mayor sea el consumo que se le dé, mejor será el compromiso del programa Give Back. Este tipo de invenciones deja en claro así mismo, que el ser humano si puede hacer uso de todo su talento para aportar al destino de las sociedades. 

Es muy emotivo ver que es posible acudir a este tipo de soluciones, muy a pesar de que el comercio y la vida industrial se enfoquen en crear productos que van en contravía del sueño de una humanidad justa y equilibrada.

Comprueba si tus arterias están sanas como una lechuga

Los astrónomos empiezan a preocuparse por la saturación de microsatélites en el espacio